Reaseguros activos y pasivos


Reaseguro es la acción realizada por un asegurador para traspasar partes de un seguro a otro asegurador y por ende la proporción que son responsabilidades, derechos y obligaciones del seguro para lograr así a la hora de pagar la indemnización a estos abonados por cada asegurador de acuerdo a las partes que les ha sido responsabilizadas.
Estas acciones se realizan por que cada empresa de seguros, tiene hasta un punto limite de riesgo para aceptar y asumir en sus seguros, en el caso de encontrar un exceso de riesgos éstas empresas deben realizar los dichos reaseguros para ceder los riesgos excedidos.
Es así que para que no exista un desequilibrio que pueda afectar y producir una falta de uniformidad, las compañías reaseguran el límite excedido de los capitales asegurados.
Estas compañías denominan PLENO al limite de riesgos que pueden correr en sus seguros. La compañía que cede su excedente que afecta y sobrepasa su pleno lo llaman cedente y así concluyen un reaseguro pasivo. Por lo contrario la compañía que acepta y toma el reaseguro lo llaman cesionaria y en este caso realiza un reaseguro activo.
Liquidación de siniestros
Para que de inicio una liquidación de siniestro es necesario que el beneficiario o asegurado comunique de forma escrita a la aseguradora, para que esta última disponga el motivo y así pueda abonar el capital al asegurado. Son necesarias tres etapas para la liquidación de siniestro:
  1. Comprobación del siniestro
  2. Valoración de los daños
  3. Liquidación y procedimiento de pago
El asegurador exige una serie de pruebas al asegurado con el fin de comprobar debidamente el siniestro o accidente, una vez realizada todas estas gestiones se cerciora que el seguro cubre todos los daños y una vez evaluados los mismos se deriva a la liquidación.